ecomomia de africa R


ecomomia de africa

¿contenido subdesarrollado de africa?


Los países africanos, especialmente en la región subsahariana, carecen de infraestructuras de transportes, de medios técnicos de producción, de industria y de sistemas financieros. Todo ello, unido a la conflictividad derivada de la pobreza y de los enfrentamientos interétnicos, que a menudo degeneran en guerras, da lugar a una situación perenne de miseria que afecta a una buena parte de la población del continente. Por sectores, el primario es el dominante, pero la producción se centra en los cultivos de subsistencia y en los grandes monocultivos tropicales, principalmente cacao y café, explotados con sistemas anticuados y de bajo rendimiento. El secundario casi no existe, y el terciario comienza a desarrollar, en algunos Estados, una incipiente infraestructura turística. Recursos naturalesLa pobreza de África contrasta con la abundancia potencial de sus recursos. Definidos por sectores, podemos destacar. Alimentación: África cuenta con tierras fértiles, praderas propicias para la ganadería, bosques y grandes bancos de pesca. La mayor parte de estos recursos están subexplotados o concedidos a empresas extranjeras. Minería: en todo el continente abundan los yacimientos de minerales preciosos, diamantes, metales y otros recursos similares. Sin embargo, salvo en la República Sudafricana, la explotación mineral adolece de problemas similares a los de la agricultura. Energía: los países árabes, así como Nigeria y otros Estados del África negra, explotan sus yacimientos de petróleo y gas natural. Los recursos hidráulicos, también muy importantes, encuentran, no obstante, menor grado de utilización. Otros recursos: los paisajes, el exotismo, el legado cultural y natural constituyen recursos importantes para el sector turístico. Algunos países, como Marruecos, Egipto o Kenia han desarrollado una destacada industria de este tipo, pero en la mayor parte del continente continúa sin explotarse.


col

¿comflictos de africa ydescolonizacion?



Las guerras civiles en África son comentario habitual en todos los medios de información. El origen de estos enfrentamientos radica, en buena parte, en la división fronteriza del territorio africano, heredada del reparto colonial del continente en el siglo XIX. Las potencias europeas, al dividirse las zonas de influencia, no tuvieron en cuenta criterios humanos o raciales: se limitaron a asegurarse la mayor y mejor cantidad posible de tierras y recursos. El resultado de todo ello ha sido la creación de estados artificiales en los que conviven etnias tradicionalmente enfrentadas, o en los que una determinada tribu queda dividida entre dos o más países y lucha por reunificar sus territorios ancestrales. Dependencia de las antiguas metrópolisA mediados del siglo XIX las potencias europeas (principalmente Francia y el Reino Unido), se repartieron el territorio africano. Un siglo más tarde, toda África reclamó y obtuvo paulatinamente su independencia. Sin embargo, la emancipación ha sido, en muchos casos, puramente nominal. Varios países europeos mantienen una nueva forma de control económico en sus antiguos dominios, y en algunos casos incluso intervienen militarmente en situaciones de grave conflictividad interna. La pobreza y la falta de estabilidad hacen que los gobernantes de numerosos Estados africanos busquen apoyo exterior para sus políticas a cambio de importantes concesiones agrícolas, pesqueras o mineras a empresas procedentes de Europa y Estados Unidos. Estas potencias, a su vez, favorecen el establecimiento de Gobiernos-títere que beneficien a sus intereses. El resultado es una creciente dependencia exterior, a menudo agravada por la deuda, y un estancamiento económico que tiende a hacer perennes los conflictos y la pobreza. Legado del colonialismo europeoLa ocupación europea es, en gran medida, responsable de los problemas actuales de África. La actuación de los países europeos en África puede calificarse de auténtica rapiña, y no dejó tras de sí ningún tipo de infraestructura, bien de equipo o conocimiento que hubiera podido servir para un eventual desarrollo después de la descolonización. De hecho, muchos países africanos sufren todavía las consecuencias devastadoras de las guerras de independencia, ya que algunos países, como Portugal o Francia, no aceptaron de buen grado la pérdida de sus antiguos imperios. El legado de Europa en África no puede ser más negativo: Aculturamiento. Analfabetismo. Conflictividad social. Problemas raciales. Saqueo de los recursos naturales. Neocolonialismo económico que dificulta el desarrollo.

col